martes, 3 de marzo de 2015

fortuna pública de un bigote


Un bigote para dos se estrenó en Madrid el 11 de noviembre de 1940 en el cine Rialto de la Gran Vía, donde Cifesa presentaba habitualmente sus películas. El resultado no debió ser malo, porque se mantuvo dos semanas en cartel.

Encontramos luego referencia a cines de reestreno y de programa doble a lo largo de 1941, a razón de una semana en cartelera. En enero en el Bilbao, en marzo/abril en La Latina, en mayo en el Tetuán. En la última semana de este mismo mes comparte programación en el Metropolitano con El hijo del cuatrero (The Throwback, Ray Taylor, 1935), un western B protagonizado y producido por Buck Jones para Universal Pictures que había sido estrenado en Madrid en plena contienda.

En octubre Un bigote para dos se proyecta en el cine Astur en programa doble con Allá en el Rancho Grande (Fernando de Fuentes, 1936), título seminal de la comedia ranchera mexicana en el que algunos han querido ver la influencia de Nobleza baturra (Floríán Rey, 1935). Luego, hay que esperar hasta mayo de 1942 para encontrarla en el Beatriz con El beso redentor (Wild Girl, Raoul Walsh, 1932).

Año y pico más tarde, en junio de 1943, por fin se encuentran cara a cara Jardiel y Tono y Mihura. Aunque lo idóneo hubiera sido un duelo en igualdad de condiciones -Un bigote para dos vs. Mauricio o una víctima del vicio- la película jardieliana es Los ladrones somos gente honrada (Ignacio F. Iquino, 1941), adaptación razonablemente fiel de la comedia estrenada en el teatro de la Comedia capitalino el 15 de abril de 1941.

Aunque en Barcelona permanece sólo una semana en el Cinema Cataluña en diciembre de 1940, la película conocerá un inusitado revival en el cine Publi, tres años después, coincidiendo con la estancia en la ciudad condal del jovencísimo y flamante nuevo director de La Codorniz: Álvaro de Laiglesia. El humor de la revista creada por Mihura ha permeado toda la sociedad, tanto, como para llegar a causarle un hartazgo que le empuja a vender la cabecera al Conde de Godó, empresario de La Vanguardia Española. Alvarito empapela el vestíbulo con portadas de La Codorniz dibujadas por Enrique Herreros y la prensa publica el siguiente anuncio:
NOTICIARIO
Un concurso y programa «Codorniz» en el Publi
El Cine Publi, al renovar su programa, da cabida en el mismo a la más desconcertante producción que bajo el título de «Humor y chispa moderna» (Un bigote para dos), es lo más original que se ha debido a los conocidos humoristas Tono y Mihura. Las sorpresas del diálogo y su comicidad disparatada hacen de esta película un éxito del momento, que el Cine Publi no ha dudado reponer con todos los honores. Otro aliciente que viene a aunarse a esta presentación es el gran concurso que tendrá efecto durante su proyección, y que a base de una de las conocidas e interesantes secciones del popular semanario «La Codorniz» viene a repetir al público; «¿Está usted seguro? ¿Está usted seguro de que tuvo la seguridad?» Un magnifico concurso que los espectadores podrán contestar en el mismo local a base de los impresos que les serán facilitados a la entrada y con el cual tendrán derecho a una serie de premios de verdadero interés e importancia. Complementan este interesante programa la reposición del dibujo de Walt Disney a todo color «Sin plumas y cacareando» y la completa información nacional y extranjera del Noticiario «No-Do» de estreno.

En Sevilla no se estrena hasta agosto de 1943, en el cine Trajano (refrigerado).

Los últimos pases madrileños de los que tenemos noticia son del final de la década. El 11 de marzo de 1949 se da en programa doble en el modestísimo cine Chamberí con La corona de hierro (La corona di ferro, Alessandro Blasetti, 1941). La muy apreciable reconstrucción mítica del fascismo se anuncia con "copia nueva", cosa que no sucede con la cinta de Tono y Mihura. El 9 de mayo del mismo año se proyecta en el Ayala junto a Náufragos (Lifeboat, Alfred Hitchcock, 1944). Luego, su rastro se pierde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario